Cazadoras del Romance
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

Cazadoras del Romance

Foro dedicado a las autoras, sagas y libros de novela romántica.
 
ÍndiceWebGaleríaBuscarRegistrarseConectarse
Últimos temas
» Peliculas romanticas de Navidad (LISTA)
Alguien sabe que es esto???? Icon_minitimeAyer a las 21:48 por jade

» Serie The Fae Chronicles - Amelia Hutchins
Alguien sabe que es esto???? Icon_minitimeAyer a las 11:10 por mongi_87

» BUSCO LIBRO¡¡¡¡¡¡¡
Alguien sabe que es esto???? Icon_minitimeAyer a las 10:57 por RAKI74

» NORMAS DEL FORO
Alguien sabe que es esto???? Icon_minitimeAyer a las 9:59 por RAKI74

» No recuerdo el título
Alguien sabe que es esto???? Icon_minitimeJue 25 Nov 2021 - 18:23 por mongi_87

» No recuerdo el título
Alguien sabe que es esto???? Icon_minitimeJue 25 Nov 2021 - 10:34 por mongi_87

» ¿¿Qué estais leyendo esta semana??
Alguien sabe que es esto???? Icon_minitimeJue 25 Nov 2021 - 10:24 por mongi_87

» ¿Qué serie estás viendo ahora?
Alguien sabe que es esto???? Icon_minitimeMiér 24 Nov 2021 - 16:57 por Alundra

» Buscando novela romantica
Alguien sabe que es esto???? Icon_minitimeMiér 24 Nov 2021 - 11:03 por mongi_87

» Donde Él se enamora primero (LISTA)
Alguien sabe que es esto???? Icon_minitimeMiér 24 Nov 2021 - 10:58 por mongi_87

Los posteadores más activos de la semana
mongi_87
Alguien sabe que es esto???? I_vote10Alguien sabe que es esto???? I_vote10Alguien sabe que es esto???? I_vote10 
Guadalupe Diaz
Alguien sabe que es esto???? I_vote10Alguien sabe que es esto???? I_vote10Alguien sabe que es esto???? I_vote10 
rosaria
Alguien sabe que es esto???? I_vote10Alguien sabe que es esto???? I_vote10Alguien sabe que es esto???? I_vote10 
Alundra
Alguien sabe que es esto???? I_vote10Alguien sabe que es esto???? I_vote10Alguien sabe que es esto???? I_vote10 
Banshee
Alguien sabe que es esto???? I_vote10Alguien sabe que es esto???? I_vote10Alguien sabe que es esto???? I_vote10 
jade
Alguien sabe que es esto???? I_vote10Alguien sabe que es esto???? I_vote10Alguien sabe que es esto???? I_vote10 
@cassiediosa
Alguien sabe que es esto???? I_vote10Alguien sabe que es esto???? I_vote10Alguien sabe que es esto???? I_vote10 
chicuita64
Alguien sabe que es esto???? I_vote10Alguien sabe que es esto???? I_vote10Alguien sabe que es esto???? I_vote10 
Ivonne01
Alguien sabe que es esto???? I_vote10Alguien sabe que es esto???? I_vote10Alguien sabe que es esto???? I_vote10 
dearheart
Alguien sabe que es esto???? I_vote10Alguien sabe que es esto???? I_vote10Alguien sabe que es esto???? I_vote10 
Los posteadores más activos del mes
mongi_87
Alguien sabe que es esto???? I_vote10Alguien sabe que es esto???? I_vote10Alguien sabe que es esto???? I_vote10 
rosaria
Alguien sabe que es esto???? I_vote10Alguien sabe que es esto???? I_vote10Alguien sabe que es esto???? I_vote10 
Alundra
Alguien sabe que es esto???? I_vote10Alguien sabe que es esto???? I_vote10Alguien sabe que es esto???? I_vote10 
Pepa
Alguien sabe que es esto???? I_vote10Alguien sabe que es esto???? I_vote10Alguien sabe que es esto???? I_vote10 
Banshee
Alguien sabe que es esto???? I_vote10Alguien sabe que es esto???? I_vote10Alguien sabe que es esto???? I_vote10 
mirada
Alguien sabe que es esto???? I_vote10Alguien sabe que es esto???? I_vote10Alguien sabe que es esto???? I_vote10 
Guadalupe Diaz
Alguien sabe que es esto???? I_vote10Alguien sabe que es esto???? I_vote10Alguien sabe que es esto???? I_vote10 
dearheart
Alguien sabe que es esto???? I_vote10Alguien sabe que es esto???? I_vote10Alguien sabe que es esto???? I_vote10 
jade
Alguien sabe que es esto???? I_vote10Alguien sabe que es esto???? I_vote10Alguien sabe que es esto???? I_vote10 
tormenta
Alguien sabe que es esto???? I_vote10Alguien sabe que es esto???? I_vote10Alguien sabe que es esto???? I_vote10 
Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña
¿Quién está en línea?
En total hay 138 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 138 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

El record de usuarios en línea fue de 872 durante el Mar 30 Jul 2019 - 10:43
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada
Mejores posteadores
Kattra
Alguien sabe que es esto???? I_vote10Alguien sabe que es esto???? I_vote10Alguien sabe que es esto???? I_vote10 
Alba_Turunen
Alguien sabe que es esto???? I_vote10Alguien sabe que es esto???? I_vote10Alguien sabe que es esto???? I_vote10 
mongi_87
Alguien sabe que es esto???? I_vote10Alguien sabe que es esto???? I_vote10Alguien sabe que es esto???? I_vote10 
Banshee
Alguien sabe que es esto???? I_vote10Alguien sabe que es esto???? I_vote10Alguien sabe que es esto???? I_vote10 
MAEC
Alguien sabe que es esto???? I_vote10Alguien sabe que es esto???? I_vote10Alguien sabe que es esto???? I_vote10 
Pepa
Alguien sabe que es esto???? I_vote10Alguien sabe que es esto???? I_vote10Alguien sabe que es esto???? I_vote10 
mirada
Alguien sabe que es esto???? I_vote10Alguien sabe que es esto???? I_vote10Alguien sabe que es esto???? I_vote10 
Fantástica
Alguien sabe que es esto???? I_vote10Alguien sabe que es esto???? I_vote10Alguien sabe que es esto???? I_vote10 
uni13
Alguien sabe que es esto???? I_vote10Alguien sabe que es esto???? I_vote10Alguien sabe que es esto???? I_vote10 
Maryss28
Alguien sabe que es esto???? I_vote10Alguien sabe que es esto???? I_vote10Alguien sabe que es esto???? I_vote10 
Miembros que empiezan más temas
Pepa
Alguien sabe que es esto???? I_vote10Alguien sabe que es esto???? I_vote10Alguien sabe que es esto???? I_vote10 
MAEC
Alguien sabe que es esto???? I_vote10Alguien sabe que es esto???? I_vote10Alguien sabe que es esto???? I_vote10 
mirada
Alguien sabe que es esto???? I_vote10Alguien sabe que es esto???? I_vote10Alguien sabe que es esto???? I_vote10 
Inca
Alguien sabe que es esto???? I_vote10Alguien sabe que es esto???? I_vote10Alguien sabe que es esto???? I_vote10 
Vesta
Alguien sabe que es esto???? I_vote10Alguien sabe que es esto???? I_vote10Alguien sabe que es esto???? I_vote10 
maryjane
Alguien sabe que es esto???? I_vote10Alguien sabe que es esto???? I_vote10Alguien sabe que es esto???? I_vote10 
Alundra
Alguien sabe que es esto???? I_vote10Alguien sabe que es esto???? I_vote10Alguien sabe que es esto???? I_vote10 
Admin MAEC
Alguien sabe que es esto???? I_vote10Alguien sabe que es esto???? I_vote10Alguien sabe que es esto???? I_vote10 
Alba_Turunen
Alguien sabe que es esto???? I_vote10Alguien sabe que es esto???? I_vote10Alguien sabe que es esto???? I_vote10 
jade
Alguien sabe que es esto???? I_vote10Alguien sabe que es esto???? I_vote10Alguien sabe que es esto???? I_vote10 
Tiendas On-Line


Comparte
 

 Alguien sabe que es esto????

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Eureni
Reunión de las Cazadoras en el Templo
Reunión de las Cazadoras en el Templo
Eureni

Femenino Mensajes : 5011
Edad : 27
Localización : Aqui y alla
Empleo/Ocios : Aspirante a Escritora
Humor : Maaalo, Maaalooooo
Inscripción : 19/01/2010

Alguien sabe que es esto???? Empty
MensajeTema: Alguien sabe que es esto???? Alguien sabe que es esto???? Icon_minitimeMiér 1 Sep 2010 - 17:34

Chicas, navegando en Internet y buscando una nueva saga para leer, encontré un enlace que me llevó a esto, y que lo describían como el primer capi de un libro llamado “La Persecución”. Como tal el texto me gusto mucho, sobre todo eso de los elfos mezclados con romance que no creo haberlo visto nunca antes en ninguna otra novela… y pues me quedo la
duda.
Alguien tiene información alrespecto????? Alguien sabe que es esto???? 198644 Alguien sabe que es esto???? 198644 Alguien sabe que es esto???? 198644 Alguien sabe que es esto???? 198644 Alguien sabe que es esto???? 198644


Cuando el tren finalmente se detuvo, soltó de una sola vez el aliento que había estado conteniendo durante
todo el viaje. Realmente, realmente no le gustaban estos vehículos cerrados. La fetidez a aceite, la claustrofobia, la mala circulación del aire, el ruido rechinante de los rieles y el vaivén del vehículo en las plantas de sus pies era suficiente para enloquecerla y ahora se preguntaba por que demonios había tomado el tren en primer lugar.

Pisar el suelo firme del andén luego de casi cinco horas viajando era reconfortante, y aunque la Terminal se encontraba
básicamente desierta salvo por el vendedor de los boletos y algún que otro vagabundo durmiendo en uno de los bancos, en realidad lo prefería así.

Se envolvió en el grueso abrigo de lana; el aire era frío a esa hora de la noche y el tacto de la tela la
arrullaba quedamente mientras se deslizaba en silencio por la estación. No quería encontrarse a nadie, ni tampoco que nadie se encontrara con ella, así que se camuflaba en la penumbra efectivamente, de manera que su imagen no fuera más que una silueta difusa.

La vista se le nublaba extrañamente y cuando se dio cuenta de que los ojos le estaban llorando, se tocó la mejilla mojada. De inmediato, su guante blanco se manchó del color esmeralda claro de su sangre… ¡Demonios!

Hizo lo que pudo para esconder la sangre que brotaba de sus lagrimales, que, por si esto no fuera lo suficientemente raro, era además del suave color verde del helado de menta, pero fue en vano. Y cuando a la tercera vez que se limpió sin éxito las gotas-clorofila siguieron brotando, simplemente decidió que no tenía caso.
Bajando la cabeza lo mas posible sin que le impidiese ver por donde iba, siguió avanzando entre la oscuridad.

Afuera llovía, como si el cielo se fuera a caer de un momento a otro, y aunque le gustaba mojarse no tenía muchos deseos de hacerlo en esta noche fría. Sabía que era un completo anacronismo, en pleno invierno debería estar nevando y no lloviendo, pero quién podía darse el lujo de cuestionar al clima, o (lo que era prácticamente lo mismo) a los que se encargaban de moldearlo… tendría una palabra o dos con los meteorólogos la próxima vez que los viera. Con un bufido, se subió la amplia capucha y reticentemente abandonó el techo protegido de la estación, internándose en la ferocidad de la tormenta.

Las lágrimas heladas perforaban su piel a través del abrigo como si fueran agujas, congelándola hasta los mismos huesos con sacudidas que le ponían la carne de gallina… oh si, tendría una buena conversación con ellos la próxima vez.

Empezó a trotar huyendo de la castigadora lluvia; era agradable hacerlo, simple, elemental, y pronto estuvo corriendo por las calles desiertas y mojadas. Simplemente correr, sin temor a lo que pudiera pasar o a quien te pudiera ver; pasar como un bólido junto a las farolas de luz pálida, casi como una sombra, y reírte de los perros que gruñen y ladran cuando te sienten pasar. A pesar de si misma, se encontró sonriendo, sus botas de tacón fino no eran las ideales para correr, de hecho, no eran buenas en lo absoluto, y tenía ganas de sacárselas y sentir en sus pies descalzos la calle empapada; solamente hacerlo y sentir la sencilla libertad que esto le daba era tal tentación que por un momento se encontró detenida e inclinándose para deshacerse de los zapatos. Este fue el detonador.

Abruptamente expulsó sus propios pensamientos, todos y cada uno, fuera de su cabeza, quedándose en modo autómata. Con determinación, obligó a sus manos a detenerse, a su cuerpo a volver a la posición normal aunque este se negaba, intentando desesperadamente volver a la guía simple y elemental de sus instintos por sobre su pensamiento
lógico; su mente se impuso, no podía permitirse perder la semblanza de humanidad que tanto le había costado conseguir, aún cuando esto conllevaba sacrificar su propia naturaleza y suprimir las necesidades de libertad que azotaban a su
cuerpo. Sabía que si simplemente accedía a una demanda tan sencilla como correr descalza, sería solo cuestión de tiempo para que el resto de sus instintos y necesidades básicas regresaran y entonces se vería de nuevo donde comenzó.

Bastantes problemas le había causado La Llamada no solo en el trabajo sino con sus efectos colaterales. Su asistente había armado un lío terrible en el zoológico y para su horror había sido llevada al hospital, le habían hecho todo tipo de pruebas y exámenes médicos, y dado que en el interior de su cuerpo había una o dos cositas que la ciencia humana era
incapaz de explicar, esto realmente era un problema.

Cuando se despertó, el mas selecto grupo de expertos médicos de todo el país estaba alrededor de su cama,
además de una horrorosa cantidad de compañeros de trabajo y el resto de personal del hospital al que la habían enviado, todos esperando respuesta de por que, a pesar de que físicamente su cuerpo era igual al de un humano, habían
tantas diferencias internas entre ellos. Lo de la sangre con fluorescente verde había sido la menor de las discusiones; su corazón hueco, los tres pulmones distribuidos por su torso y la falta de intestino grueso o estómago habían
llamado mucho más su atención, oh si. La mayor anomalía médica de la historia la habían llamado.

Si, bueno, no es que ese nombrecito no le gustara, era que simplemente no podía quedar registrada en la historia humana de ninguna forma posible. Ni médicamente ni de otro modo, por lo que el proceso de limpieza había sido tan arduo y meticuloso como nunca antes. Ahora sus compañeros pensaban que tenía algún tipo raro de cáncer Terminal que, aunque tomaba sus medicinas regularmente, podía manifestarse a veces.

Era cierto que todo el problema había sido básicamente culpa suya y de la debilidad física de su cuerpo actual y aunque era un pinchazo bastante duro en su orgullo, no es como si fuera a admitir eso delante de nadie de los suyos; le había enojado no poder resistirse a La Llamada y estaba segura que la metería en un lío o dos. Sin embargo, aunque se cayera y convulsionara veinte veces en un solo día, no le permitiría nada a su cuerpo o de lo contrario sería imposible volver atrás.

Ella era fuerte, inteligente y con un gran autocontrol. Esta estupidez no la reduciría.

Aun con esfuerzo envió órdenes a todas partes de su cuerpo, calmando sus extremidades y disolviendo la adrenalina
que había acumulado con la carrera; en circunstancias normales no lo haría, simplemente actuaría como humana y esperaría a que esta se descargara por si sola, manteniendo así en todo momento su apariencia “normal”, pero situaciones extremas requerían medidas extremas, y sin dudas, esta lo era. Una vez que estuvo calmada comenzó otra vez un ligero trote, presurosa por salir de la lluvia, pero cuidando de no exceder la velocidad normal para que el incidente
no se volviera a repetir. Había andado un par de kilómetros cuando finalmente el rumor se empezó a escuchar no demasiado lejos. Era todo un estruendo pero ningún humano lo oiría, porque ninguno era capaz de detectar una conversación mental.

Pensé que no vendrías

La voz se enroscó en su cabeza, abriéndose paso con un sonido de ultratumba como pasaba siempre que una o mas
personas mantenían una charla mental de alta complejidad. Hacía tanto que no tenía una, que el ruido la aturdió durante unos momentos, hasta que recordó que debía reducirle el volumen para reconocer el timbre y aflicción de las palabras. Hombre. Fuerte. Desesperantemente orgulloso.

¿Te dedicarás a analizarme toda la noche o me responderás? Creí que te alegrarías de verme después de todo este
tiempo.


Aún no te he visto – bufó, por el simple hecho de molestarlo; responder había sido mas difícil de lo que había imaginado y le había dejado con un mal sabor de boca. Sus poderes estaban debilitándose y en lo profundo, en lo tan profundo que nadie nunca llegaba a ver, le dolía perderlos.

¿Quieres que te envíe una imagen? – preguntó maliciosamente, con un deje de diversión que al parecer el tiempo no
había logrado curarle.

No creo que sea capaz de sobrevivir a la imagen que tienes de ti mismo. Probablemente te pondrías al nivel de Evandraëll o de Altarya.

Que curioso… pensé que mencionarías a Jesucristo o Alá… ¿era Buda como decían que se llamaba? No estoy muy familiarizado con la religión de los humanos, pero estoy seguro que tu si… - el comentario la dejó algo picada, lo suficiente como para no contestarle con el insulto que le había venido a la mente. Era una ofensa deliberada a su orgullo personal, el que él osara siquiera insinuar que ponía a los insípidos e irresolutos dioses humanos por sobre sus propios creadores.

Me decepcionas, Alla, espero que lo sepas.

Poco me importa lo que pienses tú. Es inútil que me lo recuerdes entonces.

Cerró su mente a él, sabiendo que le replicaría, siempre lo hacía, se divertía molestándola y aprovechaba todas las oportunidades para hacerlo. Él era, simplemente, exasperante.

Entró al edificio con pasos rápidos; desde fuera, parecía solo una fachada ruinosa que estaba en peligro de derrumbarse en cualquier momento, y al cual nadie se acercaba, pero ella sabía que no tenía nada que ver con su apariencia real. Penetró la puerta roída y atacada por termitas y enseguida el escenario cambió.

El dolor en su pecho remitió al instante, y la sangre que brotaba de sus ojos fue reemplazada por un torrente de cristalinas lágrimas. No quería llorar, no lloraría, pero mientras pensaba en esto las gotas saladas se desbordaban de sus ojos inconteniblemente. El aroma a resina, flor y miel se extendía alrededor, acariciándola, la hierba susurraba quedamente y, aunque no quería oírlo, distinguía la alegría en la voz de los árboles, el como le daban la bienvenida y la arrullaban con las antiguas canciones, trayéndole recuerdos tersos y ensortijados que aligeraban el peso de todos los años pasados. Era como si nunca se hubiese ido, como si hubiera estado siempre entre ellos, amándolos y protegiéndolos, como en los viejos días. Los árboles no la habían olvidado y su corazón se avivaba con sus voces.

Tan ensimismada estaba que no lo sintió acercarse; no lo vio hasta que fue demasiado tarde y la tuvo agarrada de la cintura, precipitándose sobre ella con un embate arrollador, sin darle tiempo a reaccionar, a protestar siquiera, y cerró sus labios sobre los de ella, reclamándola nuevamente luego de tanto tiempo.

Lo sintió moverse en su interior, revisándola, examinado su cuerpo, evaluando su mente, extrayendo todo lo que había ocurrido en los pasados años, embebiéndose de eso en lo que ella se había transformado, y ella decidió hacer lo mismo. El beso fue largo, porque había pasado mucho tiempo, habían muchas cosas que contar, y aunque podían
hablar y contarse todo hasta que ambos se quedaran sin voz, era simplemente más fácil tomarlo de esta forma, cuando se unían en uno solo y lo intercambiaban todo.

Cuando finalmente, luego de lo que pareció una eternidad, se separaron los colores la golpearon en todo su
esplendor, y no simplemente con el velo opaco de la vista humana, y comprendiendo lo que había hecho se separó con violencia de él.

-Maldito seas – masculló quitándose la mano que se había llevado a los ojos en un intento de atenuar la intensidad de todo a su alrededor. Demasiado tiempo, había pasado demasiado tiempo, y le costó acostumbrarse. Un segundo después, extendió el brazo frente a su cara para verlo mejor.

La piel había perdido el tono rosado y se había vuelto totalmente blanca, como la cal y pequeños aros de oro
rodeaban su extremidad entera cada diez centímetros; sus uñas eran largas y tenían un borde verde afilado; sentía el cabello rubio precipitarse hacia abajo en una trenza anudada en oro y no con el moderno estilo de cola con el que
había llegado. El abrigo y las botas habían desaparecido, y ahora estaba descalza sobre la hierba con una túnica de lino blanco, corta pero de anchas mangas que bajaban hasta el suelo. Un kaorí. Por mucho que no quisiera, la corona de lapislázuli, oro y coral se ajustaba a su frente y estaba segura que si subía la mano, sentiría la punta erguida de su oreja.

- ¿Por qué has hecho esto? – le reclamó. Él estaba simplemente clavando en ella sus ojos color azul marino, con aquel aire de sencillez que intentaba sin éxito ocultar las olas de poder ahogante que se cuarteaban a su alrededor; era
demasiado poderoso para su propio bien y para el de los demás. Una simple mirada le dijo que él, a diferencia de ella, no había hecho ningún esfuerzo en integrarse a la sociedad humana; su pelo negro estaba largo y desordenado, libre como
siempre, su postura carecía totalmente de inhibiciones y su imagen no tenía nada de común y terrenal.

-No pensarías realmente entrar aquí con ese aspecto ¿verdad? – dijo, y su severidad, tan cortante como inusual la disuadió de responderle – doy gracias que no seas capaz de cambiar completamente tu apariencia, de lo contrario estoy
seguro que no te reconocería.

- No digas tonterías – respondió cortante.

El entornó los ojos, viendo mucho, sabiendo demasiado, y antes de que pudiera escaparse la tomó con violencia de la muñeca y la acercó a él, levantándole la barbilla para exponer su cuello. Allí estaban, ella lo sabía, y sintió la ira de él cuando las descubrió. Había intentado esconderlas. Esa era la razón por la que había adoptado una piel y rostro nuevos y no para esconderse como pensaba el. Ella había hecho todo lo posible por pasar como humana, y esto le había cobrado una factura mayor de la que decía. Sintió el tacto cuidadoso de los dedos de él sobre las grietas negras de su cuello, percibiendo su furia ciega y silenciosa, y cuando estos llegaron a la ampolla oscura que se había formado bajo su
barbilla, su respiración salió en un silbido rabioso. Luego de tantos años viviendo en grandes ciudades hechas completamente de piedra fría, sin árboles y bosque a su alrededor su piel estaba pudriéndose y secándose, y aunque en el zoo tenían un ambiente moderadamente abierto, pasaba la mayor parte del día en una oficina de cuatro paredes herméticas, para luego, al llegar la noche, simplemente ir a otra habitación totalmente cerrada dentro de su propia casa.
- ¿Cuándofue la última vez que tocaste un árbol? – preguntó en voz muy baja, y esto la asustó mas que si hubiera dado un grito.

- Yo…

- Procura responderme, Alla’ura, no estoy completamente controlado ahora mismo… - el hecho de que usara la contracción de su nombre, la forma mas formal con la que su gente se hablaba una a otra le dijo la extensión de su enfado. Él nunca era frío con ella. Jamás.

- Hace cincuenta años – fue un susurro, ínfimo, pero supo por la opresión salvaje que hizo en su muñeca que lo había oído.

- Eres una estúpida. – Masculló, y de un solo tirón la arrastró junto a su pecho, cerrando los brazos a su alrededor y se movió, solo un paso, sin embargo fue suficiente para impulsarlos unos veinte metros dentro del improvisado bosque,
hasta quedar al pie de una gran haya de tronco blanco en cuyas raíces la dejó caer con pocos miramientos.

- ¡Hazlo!– ladró, y aunque ella quiso discutirle, la expresión implacable de su cara la disuadió. Si no lo hacía por si misma estaba segura de que el la forzaría, y sabía que en su estado actual de debilidad no podría resistirse mucho a su control.
Con reticencia, colocó la mano en la corteza del árbol, sintiendo el tacto vivo de la madera que la acariciaba, y cerró los ojos, dejando a su cuerpo actuar por si solo, comportarse como lo haría eternamente. Al momento sintió el cosquilleo en la mano, la picazón en las puntas de los dedos y la ola de poder la sacudió, inyectando salud a sus células, rejuveneciendo los tejidos, limpiando su cuerpo de las impurezas de la sociedad humana hasta que se sintió totalmente fresca y viva, y fue capaz de percibir la satisfacción que cada parte de su ser pregonaba. Supo, sin confirmarlo siquiera, que la carne muerta de su cuello había sido restaurada, que su piel estaba mas lustrosa y que si se relajaba podría oír el
susurro de cada ser vivo, planta, animal o humano, en un kilómetro a la redonda; la sensación de júbilo era indescriptible y su cuerpo agradecía la corriente de vida que el gran árbol le había prodigado y que tan ansiosamente necesitaba; en
su pecho crepitaba el poder, despierto ahora que se encontraba cerca de los árboles, de sus amados e imprescindibles árboles, y latía y pulsaba con una fuerza que posiblemente le tomaría otro medio siglo apagar. Cuando estuvo segura que había tomado suficiente energía del árbol como para sanar completamente los daños que los años pasados habían dejado en su cuerpo, susurró un par de palabras de agradecimiento en la lengua antigua y se levantó, aún manteniendo la cabeza baja, a sabiendas que encontraría censura en sus ojos azules.

Por Evandraëll, Alla, ¿tienes la mas mínima idea de lo que podría haberte pasado?

Susurró en su mente por su frecuencia privada, camuflando así la reprimenda a los ojos de los demás Eternos presentes. Sus palabras eran reprobadoras pero su voz era queda. Mientras hablaba, acariciaba entre sus dedos un mechón que se había escapado de su trenza rubia.

No puedes simplemente ignorar
las necesidades de tu cuerpo, Korie, sabes que cuando sientas que tu piel se
empieza a secar debes buscar un árbol que te rejuvenezca o de lo contrario
corres peligro de morir –
cuando
la llamó “pequeña” en su propia lengua, un arranque de nostalgia la sacudió;
por supuesto que lo había extrañado, era imposible no hacerlo, pero eso nunca
lo admitiría ante él (o ante si misma), y menos cuando la estaba regañando – sin correr o cantar te marchitas y lo sabes,
si para colmo huyes de los árboles que nos dan vida entonces tu cuerpo se
enfermará mucho mas rápido de lo habitual. En esta ocasión tu piel pudo
curarse, pero no hay garantía de que lo pueda volver a hacer; debes estar mas
atenta a partir de ahora, Alla.


Eres tan testaruda que no harás
caso a nada de lo que te diga ¿verdad?
– dijo con un deje burlón cuando ella
subió la barbilla airada por el regaño recibido. Tomó su mano y con una caricia
suave trazó con los labios la silueta de la Flor en el dorso – ¿Qué voy a hacer contigo, Korie? Eres una rebelde sin causa.

Y tu has estado demasiado
tiempo sin que nadie te plante cara realmente –
soltó ella indignada a la par que
arrancaba la mano de un tirón de entre las suyas. Le dio la espalda y andando
con un elegante vaivén de sus caderas se alejó de él, que simplemente se quedó
observándola un momento con una sonrisilla burlona, antes de seguirla con paso
ligero y relajado. Realmente no podía evitar decir ese tipo de cosas solo para hacerla rabiar, y aunque había
pensado que esa ligereza entre ellos se esfumaría luego de cien años sin verse,
le agradaba saber que no era así.

¿Puedo saber a donde vas? – canturreó burlonamente en su
cabeza.

Muérete, Luthar, déjame en paz,
voy a donde se me pegue la gana –
gruñó. Aún estaba molesta porque la hubiera regañado, y él
sabía perfectamente cuanto detestaba ser reprendida.

No, si yo solo lo decía para
saber por cuanto más vamos a caminar, hace algún tiempo que no me ejercito y
estoy fuera de práctica…


Entonces no me sigas, parásito
le soltó,
volteándose con una expresión de furia en el rostro y las manos en las caderas;
hizo todo lo posible para no reírse, realmente lo hizo, pero el brillo asesino
de sus ojos, la postura de su cuerpo y la mueca de sus labios perfectos fue mas
de lo que pudo soportar.

¡Deja de reírte de mi, hiena!

Antes podría estar hablando por
horas antes siquiera que te enteraras de que intentaba molestarte –
susurró en su mente, muy pagado
de si mismo, la mano en su boca trataba de ahogar la carcajada, pero vestigios
de esta en ocasiones escapaban, que el intentaba disimular con un sobreactuado
ataque de tos – estos últimos cien años
te han hecho mas emotiva, no se si eso es malo o bueno.


Eres un insufrible… no entiendo
en que pensaban cuando nos prometieron en matrimonio.


En que hacíamos una excelente
pareja y que les daríamos los mejores nietos –
dijo en el tono obvio en que se dice
“el cielo es azul, el aire es invisible y yo soy el mas inteligente del mundo”
sin embargo, debo decir que tú no has
estado mucho por la labor si me permites.


Por Altarya, quisiera saber que
hice para merecerte. –
bufó,
llevándose las manos a la cabeza con frustración.

Gracias, preciosa, no sabía que
me amaras tanto…


Hablaba del castigo que eres – soltó, dedicándole una mirada
fulminante que se topó con su sonrisa de satisfacción. Se estaba divirtiendo de
lo lindo y como siempre a costa de ella.

No importa que lo ocultes, al
fin y al cabo sé que en el fondo me amas, no puedes negarlo, soy perfecto para
ti.
– dijo
encogiéndose de hombros con un movimiento arrogante que pretendía ser casual,
aunque quedó desmentido por la mirada fija de sus ojos color lapislázuli que en
ningún momento habían abandonado su cara. La sonrisa no cejaba en su rostro y
solo hacía que ella se enojara más.

Eres un cerdo egocéntrico de
primera categoría… no se como pude alguna vez permanecer cerca de ti…
simplemente verte me dan nauseas...


Y además también has aprendido
muchas nuevas palabras este último siglo, Korie –
su sonrisilla satisfecha se amplió ante
la descarga de insultos – tu jerga humana
es muy elocuente.


Tu quieres volverme loca – lo acusó – se que lo haces.

Solo un poco – la confesión vino con un
movimiento rápido, invisible para cualquier humano, pero que en apenas una
milésima de segundo lo colocó casi sobre ella, encerrada entre sus brazos; bajó
la cara hasta su cuello, justo en el lugar donde antes estuvieran las grietas,
y se quedó ahí, captando el ligero aroma a resina que se impregnaba en su piel
y en la de cada uno de su raza.

- Solo un poco – repitió en voz alta, un susurro amortiguado contra su yugular.

- Sabía que venir me traería problemas – suspiró. Por supuesto que se los traería, cómo
no, si en apenas un solo segundo todo el trabajo de los cincuenta años pasados
había desaparecido. Apenas un segundo en este lugar, con los brazos de este
hombre rodeándola y toda la humanidad en la que se había envuelto se esfumó
definitivamente.

- ¿Qué me has hecho?

- Nada que pudiera dañarte, Raia. Nada que pudiera dañarte. – Alla se estremeció cuando el la llamó “Mía”. Por Altarya
había pasado tanto tiempo, tanto, tanto tiempo, que incluso se había olvidado
como sonaba esa palabra en su voz; como había querido que se la dijera.

- ¿Qué haces aquí? – preguntó con tristeza, y cuando el le contestó, supo que había expresado las palabras en voz alta.

- Quería verte – dijo simplemente.

- ¡Que cruel, Luthar! – canturreó una vocecita, era fresca y risueña, aguda, infantil…
- Está mal quedarte toda la diversión para ti solo…

Ella siguió la voz y enseguida
encontró a su dueña; era inconfundible, como un foco, un punto luminoso que
brillaría eternamente.

- Baja de ahí, Elisa – la niña… porque eso era, una niña… sonrió con travesura,
inclinando su cabeza de manera los rulos rojizos le cayeron alrededor de la
cara completamente pálida con un extraño contraste. Los ojos verdes
resplandecían con brillos raros que ningún humano podría poseer o describir,
simplemente porque la niña no era humana – ¿esa es la forma que has adoptado
ahora? Parece un poco hipócrita hasta para ti, ¿no crees?

- Te has vuelto aburrida, Alla – hizo un mohín, de apariencia inocente, mientras
bajaba de un salto de la gruesa rama de un cerezo. La falda larga de su vestido
victoriano, de tules color azul oscuro, ondeó alrededor con un movimiento sinuoso.
Como si fuera lo más normal del mundo, la niña Elisa se sacudió el polvo y las
hojas y ramas de su atuendo con movimientos elegantes, como si lo hubiera usado
toda la vida.

- ¿Estar con los humanos te ha vuelto más antipática? O… - hizo una pausa intencionada,
mirándola fijamente, y entonces sonrió, completamente, absolutamente… mostrando
los colmillos largos y puntiagudos que esperaban para clavarse en la piel de
alguna víctima - … ¿quizás solo estás preocupada por la desaparición de tu
padre?

- Para nada – la respuesta fue rápida, concisa y firme, como una cortina que cae, y al
escucharla él la apretó mas cerca, encadenándola a su cuerpo como si temiese
que fuera a escaparse de un momento a otro.

- Vamos, Alla… incluso tú, que has renegado de nosotros, es imposible que no hayas
sentido cuando el líder de los Eternos dejó de guiarnos… - con un movimiento
rápido, como si no quisiera ser detenida, bajó la manga del hombro izquierdo de
la su túnica, donde apareció la marca, enrojecida por el dolor que había sido
la causa principal del presunto colapso de su salud. Elisa se acercó a su
hombro y observó fijamente el tatuaje, había palidecido pero aún era
inconfundible: la gota con la hoja, encerradas en el círculo hueco de la luna
llena. El símbolo de los no-humanos. Los Antiguos Inmortales. Los Eternos.

- No tengo idea de donde está mi padre, Elisa, así que no creo que le sea de ayuda al Consejo para encontrarlo…

- No es por eso que has venido – la interrumpió la vampira; con sus finos dedos
delineaba la marca, una y otra vez para calmar el dolor de ella y aliviar el
enrojecimiento – no intentes parecer ingenua. El Consejo de Ágnarionn no ha
venido para preocuparse por el líder perdido, sino para elegir uno nuevo. Lo
sabes. no podemos permitirnos la desorganización durante el tiempo que demore
la búsqueda. El Consejo actuará ahora para asegurar nuestra supervivencia.

Alladriel apartó la cabeza a la
par que Luthar se erguía tras ella, su gran forma cerniéndose sobre la suya más
pequeña como un gran pájaro de presa que a la vez la perseguía y protegía. Tenía sentido.

Ella iba a responder pero el
sonido límpido del cuerno detuvo su réplica, alto, fuerte, anunciando el
comienzo del cenáculo que había reunido a tantos Eternos en el Décimo Jardín
del Bosque Oculto, y todos lo obedecieron.

Observó alrededor, muchos
habían sido conciliados allí y estaba segura que muchos otros también habían
acudido al llamado en los otros veinte Jardines alrededor del mundo. Todas las
razas inmortales se habían congregado, los blancos elfos, los sanguinarios
vampiros, los salvajes hombreslobo, algunos oscuros silfos camuflados entre sus
propias sombras y un puñado de Mujeres Lago que flotaban plácidamente sobre el
suelo.


Todos eran inmortales, todos
habían sobrevivido a la expansión humana a lo largo de los siglos, todos con
cientos y miles de años a sus espaldas poblados de batallas y sangre.
Guerreros. Vengadores. Asesinos.

Ella también era uno de ellos,
y también sus manos, tan blancas a simple vista, estaban manchadas eternamente
por la sangre de más personas de las que podría contar. Porque ese era el
castigo de aquellos que se autonombraban Eternos, el tener que arrebatar la
vida de otros para continuar sus propias existencias, sobreviviendo aún cuando
su época en este mundo hacía mucho que había quedado atrás.

Como en cada reunión, los
presentes se congregaron en torno a la gran estructura de piedra. No era un
edificio, un salón, ni siquiera tenia techo; solo eran un grupo de rocas
desnudas alineadas en una figura presuntamente sin sentido entre la hierba y
los árboles y que vista desde ojos inexpertos parecerían las ruinas de un
antiguo altar. Ella lo sabía mejor, todos los presentes lo comprendían.

Las rocas formaban un patrón
que solo los Eternos podían descifrar, la llave para crear un mundo, para
esconderlo… o para destruirlo. Los veintidós signos de Evandraëll. El verdadero
Génesis de la Tierra.

Alla colocó la mano en una de
las rocas y enseguida sintió el poder que se arremolinaba allí,
cosquilleándola, caldeándola, reconociéndola como alguien digno de empuñarlo.
Siglos y milenios de conciencias preservadas en la roca, de poder, de ideas…
las voces de los elfos caídos, cuyas almas se fusionaron con aquellas rocas la
arrullaban, prometiendo paz, protección. Prometiendo que, cuando también ella
abandonara este mundo, se reuniría con sus antepasados en aquellas rocas,
agregando su poder y su conciencia al arsenal de los Signos, que acumulaban más
y más con cada Eterno que moría.

Luego del fin de la Era Élfica, los Veintidós Signos
se habían convertido en los Veintidós Jardines del Bosque Oculto, lugares de
magia y prosperidad que los elfos habían transformado en santuarios de paz para
los tiempos oscuros que auguraba la naciente Era de los Hombres. El mundo se
había tornado más lóbrego con cada siglo transcurrido, y la tierra se manchaba
de sangre con más facilidad cada vez y gemía bajo el insostenible ataque de los
humanos, hasta que solo en los Jardines encontraron los elfos un lugar seguro,
un lugar de supervivencia y florecimiento. Uno había sido descubierto por los
humanos, y aunque estos no pudieron destruirlo si destruyeron el mundo que
ocultaba y redujeron el Glorioso Signo a un coro de ruinas olvidadas, manchando
su nombre y su arquetipo, humanizándolo, hasta que todo elfo que se acercaba a
el percibía la perdida, el dolor, el vacío… El Stonehenge Amesbury era causa de
tristeza entre los elfos, y lo sería por el resto de la eternidad. Su raza se
había unido a otras entonces, a los supervivientes, a los renacientes, a los escondidos…
y Los Eternos habían nacido de esa unión, dispuestos a vivir, a existir, en un
mundo donde el humano gobernaba con mano de hierro a la naturaleza, ansiosos
por asistir a la destrucción que ellos mismos habrían de producirse.

La verdad es que el mundo no había cambiado nada en los últimos diez milenios. Y no creía que lo fuera a hacer a estas alturas. La raza humana estaba condenada a la desaparición, y ellos a observar desde las sombras como la Era de los Hombres se desmoronaba.

Cuando sintió las manos de Luthar cerrarse alrededor de su cintura se dio cuenta de que se había detenido, ensimismada con el tibio susurro de las rocas, por lo que se obligó a separarse y continuar avanzando.

En el medio del grupo de pilares, un altar en forma de bloque plano descansaba, y a su alrededor otras cuatro rocas mas pequeñas, ligeramente cóncavas, coronadas de césped verde y campánulas blancas. Cuatro tronos sencillos, rústicos, y al mismo tiempo terriblemente icónicos. Los cuatro eternos más fuertes se sentaban allí.

Las cuatro criaturas más mortíferas y peligrosas de la tierra… y cuan paradójico era que se sentaran sobre piedras desnudas mientras los líderes humanos tenían tronos y sillas tan costosos como diez casas enteras. Alladriel casi rió, y cuando, a su lado, Luthar dejó escapar un gemido nulo, supo que había leído su mente y también estaba conteniéndose ante la hilarante ironía.

Los cuatro “tronos” no estuvieron vacíos mucho tiempo y pronto tres figuras emergieron de la multitud, andando con paso tranquilo y despreocupado hacia ellos. Alladriel los reconoció. Dos hombres, una mujer. Los representantes de cada una de las grandes masas que conformaban la raza. Rhuea, la mujer lobo, Warren, el vampiro, y Timariuss, el silfo. Solo quedaba un asiento vacío, el más grande de los cuatro, perteneciente al representante de los Níveos Elfos y líder supremo de todos Los Eternos. Evandraëll Doradan Gyhr Gallet Thareiin.

Su padre.

Alladriel se negó a doblegarse ante la ola de culpabilidad que le inspiró ese asiento vacío. Eso no debía haber ocurrido. Él no debía haber muerto; y aunque todos a su alrededor no contemplaran su muerte como una cadena firmemente soldada a su desaparición, ella lo sabía mejor. ¡Era su padre, por Altarya Querida! Ella podía sentirlo en sus venas, incluso en su propia alma, y el vacío que la atormentaba desde que había despertado tres días atrás en aquella estéril y anónima sala de hospital no hacía más que confirmárselo.

No es que se vieran cada día, ni siquiera que hablaran demasiado, de hecho, la última vez que Gallet y ella se habían encontrado había sido casi medio milenio atrás, pero siempre estaba la certeza de que podían verse si querían, disfrutar el uno del otro, que siempre estarían allí si se necesitaban.

Ahora esa certeza se había extinguido y el hueco que dejaba atrás era desgarrador y nocivo.

No tiene que ser así – susurró Luthar en su mente – tal vez no lo sientes simplemente porque está demasiado lejos de ti. No te atormentes sin razón

Si vas a intentar tranquilizarme, mas te vale hacerlo bien y dejar de decir estupideces. Has sido un pésimo mentiroso toda tu vida, así que si no puedes hacer nada mejor que eso, entonces cállate – oyó su risa silenciosa mientras la acercaba a él, encerrándola efectivamente como una cárcel viva.

Bueno ya que insistes… tengo maneras de tranquilizarte que son de efecto inmediato, pero estaba seguro que preferirías las mentiras, sin embargo… ahora que me has desafiado a ser un poco más efectivo en mis métodos para distraerte, no veo por que no podemos hacer algo más… hmmm… interesante. – su voz. Oh, su voz era totalmente pecaminosa, absoluta y elementalmente caliente y… ¿cómo decía la frase que había leído en aquella novela? Ah, si... “casi como sexo embotellado”. El simple pensamiento de esto la hizo sonrojar.

¡Eres un enfermo! – le reclamó, intentando desesperadamente ocultarle su reacción – Realmente lo eres. ¡Estamos en un lugar público! Deberías meter la cabeza en un cubo de hielo, tal vez dos, para enfriarte un poco… Arggg, no puedo creer que realmente hayas dicho eso.

Tal vez – dijo, y su voz, baja y hechizante, reía – pero al menos ya no estás deprimida. Además, no deberías hacerte la mojigata, Raia. No es como si nunca hubieras pensado en mí de esa forma.

¡No lo he hecho! – dijo, demasiado rápido y demasiado impetuosamente para ser creíble, y cuando se dio cuenta de esto se sonrojó más. Por Evandraëll, era un total y absoluto dolor en el culo, y la arrogancia con la que había afirmado la última frase… ¡Que cara tenía el muy cretino!

Sin embargo, una parte de ella, la que no estaba profundamente furiosa y avergonzada, estaba agradecida con él por esto, al fin y al cabo, realmente había dejado de pensar en la muerte de su padre, y eso era un alivio cuando se tenían emociones tan increíblemente intensas y fuertes como las de un elfo. Si hubiese seguido por esa línea, quizás se hubiera deprimido mucho y las depresiones no eran algo para tomar a la ligera dentro de su raza.

Por supuesto que lo has hecho – respondió, y su voz en su cabeza estaba tan llena de satisfacción masculina que le hubiera dado una patada si no hubieran al menos otras trescientas personas con ellos en la sala – y por cierto, tu cara está roja para probarlo.

No lo está – puntualizó furiosa – y no soy una mojigata, simplemente no me paso el tiempo pensando perversiones como tú.

Awwwwwww. Tu primera escena de celos – dijo, haciéndola rechinar los dientes. De verdad, de verdad que se merecía una patada. Solo una, pequeña, mas o menos un palmo por debajo del cinturón. – ¡Estoy tan conmovido! Pero no te preocupes, preciosa, te aseguro que tú eres la base de todas y cada una de mis perversiones, tienes mi palabra en eso.

Eres un insufrible

Uno de mis muchos encantos.

Y entonces el orador terminó de recitar los versos tradicionales en el idioma élfico y un pulcro y sepulcral silencio se extendió como un oscuro manto alrededor.
Volver arriba Ir abajo
pricesa
Cazadora en prácticas
Cazadora en prácticas
pricesa

Femenino Mensajes : 11824
Edad : 37
Localización : Tarragona..
Inscripción : 28/01/2010

Alguien sabe que es esto???? Empty
MensajeTema: Re: Alguien sabe que es esto???? Alguien sabe que es esto???? Icon_minitimeMiér 1 Sep 2010 - 19:58

Pues no tengo ni idea Confusión Pero me ha gustado el relato , parece interesante !! risa malvada Sabes el nombre de la autora ? Question
Volver arriba Ir abajo
http://www.anobii.com/018f62ab0030a800af/books
austen
¡¡Que alguien le rompa los dedos!!
¡¡Que alguien le rompa los dedos!!
austen

Mensajes : 4107
Inscripción : 17/01/2010

Alguien sabe que es esto???? Empty
MensajeTema: Re: Alguien sabe que es esto???? Alguien sabe que es esto???? Icon_minitimeMiér 1 Sep 2010 - 20:13

ummmm parece que puede estar bien, no puedo ayudarte eureni, pero si veo algo te lo digo.
Volver arriba Ir abajo
Eureni
Reunión de las Cazadoras en el Templo
Reunión de las Cazadoras en el Templo
Eureni

Femenino Mensajes : 5011
Edad : 27
Localización : Aqui y alla
Empleo/Ocios : Aspirante a Escritora
Humor : Maaalo, Maaalooooo
Inscripción : 19/01/2010

Alguien sabe que es esto???? Empty
MensajeTema: Re: Alguien sabe que es esto???? Alguien sabe que es esto???? Icon_minitimeMiér 1 Sep 2010 - 20:21

Ora, gracias....
La verdad es que no me fije bien en si habia nombre de la autora. Lo siento Alguien sabe que es esto???? 787153 Alguien sabe que es esto???? 787153 Alguien sabe que es esto???? 787153 Alguien sabe que es esto???? 787153 Alguien sabe que es esto???? 787153
Pero esto asi me ha salido de la nada mientras buscaba y me intrigo. Ya dije que no habia visto nunca un libro de romance que los elfos fueran los protas... Alguien sabe que es esto???? 198644 Alguien sabe que es esto???? 198644 Alguien sabe que es esto???? 198644 Alguien sabe que es esto???? 198644 Alguien sabe que es esto???? 198644
Volver arriba Ir abajo
austen
¡¡Que alguien le rompa los dedos!!
¡¡Que alguien le rompa los dedos!!
austen

Mensajes : 4107
Inscripción : 17/01/2010

Alguien sabe que es esto???? Empty
MensajeTema: Re: Alguien sabe que es esto???? Alguien sabe que es esto???? Icon_minitimeSáb 25 Sep 2010 - 15:44

sigues sin saber nada de esto? bueno yo busqué en internet un par de días y no encontré nada, tampoco soy muy buena con eso pero jaja no no encontré nada, y tu has tenido sueerte??
bueno por la persecución si encontré algo, pero de histórica ahora no recuerdo autora , pero nada que ver con lo que comentabas, yo suerte con esto cero.
Volver arriba Ir abajo
Eureni
Reunión de las Cazadoras en el Templo
Reunión de las Cazadoras en el Templo
Eureni

Femenino Mensajes : 5011
Edad : 27
Localización : Aqui y alla
Empleo/Ocios : Aspirante a Escritora
Humor : Maaalo, Maaalooooo
Inscripción : 19/01/2010

Alguien sabe que es esto???? Empty
MensajeTema: Re: Alguien sabe que es esto???? Alguien sabe que es esto???? Icon_minitimeSáb 25 Sep 2010 - 16:33

Nop, la verdad no....
Ademas tampoco he estado muy atareada buscandolo porque la verdad es que me he concentrado en otros libros como Dark Peril y No Mercy Alguien sabe que es esto???? 787153 Alguien sabe que es esto???? 787153 Alguien sabe que es esto???? 787153 Alguien sabe que es esto???? 787153 Alguien sabe que es esto???? 787153 Alguien sabe que es esto???? 787153 Alguien sabe que es esto???? 787153 Alguien sabe que es esto???? 787153 Y un par de sagas mas que he estado leyendo...
Pero lo buscare de nuevo a ver Alguien sabe que es esto???? 653327 Alguien sabe que es esto???? 653327 Alguien sabe que es esto???? 653327 Alguien sabe que es esto???? 653327 Alguien sabe que es esto???? 653327
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




Alguien sabe que es esto???? Empty
MensajeTema: Re: Alguien sabe que es esto???? Alguien sabe que es esto???? Icon_minitime

Volver arriba Ir abajo
 

Alguien sabe que es esto????

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Cazadoras del Romance :: Cazadoras de Novelas Románticas :: Novelas paranormales-